09 julio 2008

Cuando nadie me ve soy invisible.
Si me miro en el espejo no me veo.
Tengo que cambiar el espejo.

1 comentario:

Palbo dijo...

El discípulo estaba ocupado mezclando diferentes tipos de yerbas.

-¿Para qué mezclás la yerba? -preguntó el maestro.

-Porque no quiero acostumbrarme al gusto de ninguna -respondió el discípulo.

-¿Y cómo vas a hacer para no acostumbrarte al gusto de la mezcla?

El discípulo se iluminó.